jueves, 22 de noviembre de 2007

Estación Cayastacito.

Estación del Ferrocarril Nacional General Belgrano, fue de vital importancia para el pueblo por el movimiento de pasajeros, cargas generales y correspondencia. Hoy obrador de la empresa que está construyendo la ruta 62.



VOLVER A PAGINA INICIAL

El 25 de Julio de 1917, se inaugura la estación, siendo su primer jefe el Sr. Luciano Sforza. (Fuente: Archivo del Sr. Vicente Reynares gentileza de Fabian Garcia.)



Tanque de agua para abastecer las locomotoras a vapor, cada 30 o 40 kms debían reabastecerse.

VOLVER A PAGINA INICIAL



VOLVER A PAGINA INICIAL



Galpón para cargas y encomiendas. Los trenes cargueros dejaban o llevaban cientos de paquetes con mercaderías. La primer heladera que compró mi padre llegó por este medio desde Santa Fé. La logística del Ferrocarril era muy compleja y efectiva.
VOLVER A PAGINA INICIAL



El andén... Bullicio de personas esperando el tren o el coche motor, las grandes carretas para cargar las encomiendas, el guarda con su impecable uniforme avisando con su silbato a los viajeros que el tren partía. Por el visor de la cámara, al pisar las vias y enfocar me pareció ver esa imágen... Miré hacia atras... Tuve la sensación de que las vías vibraban, tal como lo hacian cuando se acercaban esas inmensas locomotoras a vapor. Fue solo una ilusión, los yuyos tapan las huellas que podrían haber quedado de tanta vida.

VOLVER A PAGINA INICIAL

5 comentarios:

Walter Daniel Mujica dijo...

Hubo un lugar en mi infancia, que fué testigo de mi inocencia, de mis juegos, de mis primeros amigos, de mi primer pantalón largo el que mi madre modificó de un pantalón azul de ferroviario. También fué testigo de mis tantas travesuras, como de aquel primer cigarrillo (Boca Juniors) que no recuerdo como lo conseguí y que me escondí a fumarlo dentro de un vagón en la tercera vía, creyendo que nadie lo notaría, pero grande fué mi sorpresa cuando el auxiliar Don Ávila asomó su cabeza por la baranda de aquel vagón contenedor y con una sonrisa de complicidad-"No te hagas problemas, no voy a contar nada"- y se terminó inmediatamente mi travesura. A la derecha de la estación y pasando el campo donde estacionaban los carros cuando llegaban los trenes, estaban las grandes pilas de durmientes y el medio motor de cochemotor abandonado, lugares especiales para jugar a los cowboys con Julito y Dante Reynares, mi amigos inseparables; al frente estaban los grandes eucaliptus donde las palomas a la noche, eran presas fáciles del rifle de aire comprimido de Fabian García(aunque la mala puntería de Fabián les perdonaba la vida). Al frente de la estación, el galpón de cargas, receptor de mis curiosidad por aquellas máquinas que desconocía y que llegaban para ser usadas en los campos del pueblo. Atrás del galpón estaba la canchita de futbol, que con gran psaión habíamos limpiado, trazado y puestos los arcos de palos de paraísos, palos que supieron de mi primer ira, de mi primer revancha cuando por un enojo que me provocó uno de los hermanos Reinoso fué talado a cuchillazos en señal de bronca.
Tantas historias guardan esos espacios, contarlas sería interminable,fueron 7 años transcurridos en los interiores de esa estación y en los andenes que hoy reconozco como míos, como receptor de mis huellas, de mis primeros sueños. Gracias Julio, me devolviste una gran parte de mis nostalgias.
Daniel Mujica
Daniel@mujica.net.ar

Julio Ricardo Buratti dijo...

Gracias Daniel:

Llegamos con mi viejo, fue el primer lugar que quise retratar, había obreros trabajando y nos dirijimos a un hombre que estaba sentado bajo un sauce, gozando de la tranquilidad de un domingo a la mañana, le transmití mi inquietud de sacar unas fotos, y apenas comente que había nacido en el pueblo, comenzaron las preguntas... El hombre, cuidador del lugar, a quien aprovecho para agradecer su amabilidad de dejarme pasar, resultó ser hijo de Don Amancio Alem, Juez de Paz que firmó la partida de nacimiento, actas de casamiento y defunciones de cientos de personas del pueblo... Con mi viejo comenzó la charla rememorando el pasado y yo me dirigí a las vías. Me hubiese gustado fotografiar el interior de la estación, pero había gente durmiendo...
Al sacar esas fotos, me emocioné mucho, cuando se pisan las vías y el andén, se sienten vivencias que quedaron flotando de la gente que pasó por esa estación para viajar o para esperar o despedir a un ser querido que viajaba en el tren o el coche motor... o despachar una encomienda. Pensé en vos... sentí una sana envidia por los momentos que viviste de niño, siendo nada mas y nada menos que el hijo del Encargado de la Estación. Uno de los puestos públicos mas reconocidos en esos pueblos.

Gracias por escribir, tu aporte es invalorable.

Julio Ricardo Buratti
cayastacito@argentina.com

Anónimo dijo...

HOLA A TODOS:
Estoy resultando figurita repetida,pero no puedo evitar hacer comentarios sobre las fotos,ya que todos esos lugares viví cosas.De la Estación puedo decir que iba para viajar o para esperar a mi vieja en el Coche a Motor de la noche,volviendo de Santa Fe,para ayudarla a traer a casa los paquetes de las compras que hacía para la tiendita o encargues de los clientes,o en las mañanas,a eso de las dikez a esperar el tren para,por la ventanilla,a los gritos,corridas y empujones,comprarle al "revistero" el "Billiquen" o "El Tony",o "Dartagnan" o "Intervalo" o "Patoruzú" o Patoruzito" o para mi vieja la "Radiolandia",o "Anahí" y/o "Maria Rosa",que eran de "fotonovelas";además ahí nos encontrábamos los amigos "Quicolo","Papalo","Quilo","Cipriano","Catuco","Tato","Carlitos de la Quique","Lucio Rosel","Nistro" y tantos otros,que no nombro por no hacer mas extenso la nota.-
Con relación a las vías,innumerables veces las he caminado,sin dejar caer los pies del riel,cazando o yendo a péscar al puente sobre el arroyo,acompañado de mi perro inolvidable:"Pelusa" un puro "marca perro",pero "levantaba" las pérdices con una calidad de uno de pura raza,gomereando los cuices.-
Con relación al comentario de Daniel Mujica,sobre las palomas de los eucaliptus,siempre fuí tirador de unos 95 aciertos sobre cien disparos,cuando menos;pero con ellos,para no matar más que ellos y hacerlos pasar verguenza,erraba a propósito,(¡sacó la cuenta quien soy?),así que no le crean nada de lo diga de mi puntería,que hoy ya anda gracias al acorte de vista y un pulso algo menos firme en un 80 u 85 aciertos.-
Sobre las demas fotos trataré de hacer también pequeños comentarios.-
FABIAN GARCIA.-

Anónimo dijo...

Sentimientos encontrados se agolpan en mi corazón al observar fotos de la querida estación de trenes: MI CASA. El lugar donde dejé mis mayores momentos de dicha, mi niñez.
Al volver por primera vez luego de más de 30 años, la familia que allí habitaba, nos permitió el ingreso a la casa. Pude recorrer aquellas habitaciones y me pareció descubrir en cada centímetro de sus paredes, de sus puertas y de sus ventanas, rastros de mis padres, de mis hermanos, de mis primos.El frente de la casa, otrora cubierto totalmente con malvones,rosales, maravillas de diversos colores,margaritas,y con árboles , cuyas frutas disfrutábamos todo el año, la parra que cubría el frente,en estos momentos presenta un terreno acortado y despejado. Si habremos recorrido el camino bordeado de plantas hacia un pequeño portón que guiaba hasta la calle.
En este mismo momento, al escribir mis recuerdos, un nudo me oprime la garganta. Lo mismo me ocurre cada vez que visito Cayastacito.Y aunque no es mi pueblo natal,es MI LUGAR: Allí quedaron MI casa y mi infancia.

Clari dijo...

fotos super artisticas! siempre que voy al pueblo en el que naci saco fotos con mis camaras reflex. salen lindas y puras, casi nunca necesita edición después.

Mercado libre

Contador de Visitas.

Archivo del blog